Escoger un colchón I


Los que se han enfrentado a la tarea de comprar un nuevo colchón conocen el problema que supone tanto la variedad de materiales y su combinación (muelle, latex, viscolátex, viscoelástica, algodón, espuma de pulioretano), como la diversidad de patentes de fabricación (normablock, boltex, multielastic) y la falta de elementos comparativos que faciliten el análisis.

Lo único claro en este mercado es que lo mejor es ir a una tienda y probar. Probar la firmeza, la adaptabilidad y la homogeneidad del soporte del colchón; y la comodidad y lo mullido del acolchado.

El grado de firmeza depende de cada persona, hay gente que necesita un colchón duro, mientras otros prefieren sentirse arropados por él. En cualquier caso, un buen colchón debería mantener la curvatura natural de nuestra columna vertebral.

Foto de "beds"

Según nuestra masa corporal y nuestra posición preferida para dormir nos vendrá mejor un grado diferente de dureza. Siendo lo recomendable para los que duermen de lado un colchón de dureza media,  mientras que para los que duermen boca arriba aconsejan una firmeza mayor. En cualquier caso las diferentes zonas del colchón han de adaptarse al cuerpo de forma distinta, cediendo espacio a hombros y cadera para que las vértebras de la columna se mantengan alineadas. Demasiada dureza provocará una excesiva tensión en la columna y si se pasa de blando las vértebras tenderán a encorvarse.

Ten en cuenta también el somier y la almohada, ambos elementos influyen en el descanso, el primero por añadir dureza o flexibilidad y el otro interviene en la rectitud de la columna.

Así que lo mejor es coger a alguien de confianza para que te acompañe, visitar varias tiendas, probar distintos materiales. Sobre todo tumbaté, coge tu postura de siempre y siente si la columna mantiene su posición natural, si la superficie del colchón es regular, si se amolda a tu cuerpo pero sin atraparte. A lo mejor eres de los que se mueven mucho, prueba entonces si te resulta cómodo dar vueltas. Si eres friolero quizás prefieras un colchón de latex o viscolatex, a menos que no te guste la sensación de hundirte.

En el siguiente post intentaremos explicar las diferencias entre materiales, técnicas de fabricación y las ventajas y problemas de unos y otros.

 

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/beds/445253998

Fuentes:
http://www.ocu.org/colchones/
http://www.consumoteca.com/casa-y-jardin/equipos-de-descanso/tipos-de-colchones-en-el-mercado
http://www.asocama.es/faq.html
http://www.elpais.com/articulo/salud/colchones/dureza/intermedia/mejores/duros/dolor/espalda/elpsalpor/20031118elpepisal_3/Tes