Sobre garantías y reclamaciones de productos electrónicos.


Del mismo modo que es necesario ser un lince para buscar ofertas y encontrar la mayor calidad al mejor precio en tecnología, hay algunas cosas que debería saber como consumidor; ya que su compra no termina cuando usted paga y se lleva su flamante ordenador o cámara réflex a casa. Como consumidor debe conocer los derechos de que disfruta después de la compra, en caso de que el producto adquirido presentase algún problema. Para ello debe conocer los términos de la garantía y de todas las vías disponibles en el caso de que tuviera que interponer una reclamación.

La garantía de cualquier producto nuevo es de dos años como mínimo, siempre, (a no ser que decida ampliar la garantía comercial firmando un contrato con el establecimiento), desde el primer día de compra. Usted debe guardar el comprobante de compra y todos los papeles donde se mencione dicha garantía o su ampliación. Es muy importante que usted sepa que el establecimiento donde ha adquirido el producto debe hacerse cargo de la reparación o sustitución sin coste adicional alguno, siempre. Muchos establecimientos le intentarán convencer de que la garantía sólo les compete a ellos durante el primer año y que a partir del segundo es usted quien debe dirigirse directamente a la casa del producto adquirido (HP, Canon, Sony). Esto no es así. Usted tiene derecho, bien a reclamar directamente a la marca del producto que ha comprado, o bien a exigir al establecimiento donde realizó la compra que gestione su reparación o sustitución, sin gasto adicional.

En caso de que surja algún problema y después de haber agotado la vía del acuerdo amistoso con el dueño del establecimiento, usted debe requerir la hoja o libro de reclamaciones. Normalmente esto basta para disuadir al empresario y que perciba que usted sabe y que va a llegar hasta el final para reclamar sus derechos. En caso de que la reparación o sustitución se demore más de la cuenta, no intente seguir negociando; pida inmediatamente la hoja de reclamaciones y sepa que puede reclamar daños y perjuicios a causa del retraso. No sea perezoso y no tema nada; usted solo está reclamando sus derechos como consumidor.

La reclamación debe contener todos sus datos: nombre, DNI, razones de la misma, factura, garantía, lugar, fecha, firma del solicitante y órgano a quien va dirigida. No olvide la copia como comprobante. Es muy importante que guarde todos y cada uno de los papeles en el proceso.

Usted puede presentar la reclamación, primero al establecimiento, luego a asociaciones de consumidores (OCU), departamento de consumo de la administración, e incluso escoger la vía judicial, en el peor de los casos, si cualquiera de las vías anteriores no resultara satisfactoria.